Implantes

Reemplazan los dientes perdidos, sin necesidad de dañar los dientes contiguos y de una manera estética, funcional y eficaz.

Un implante consiste en una raíz artificial que se ancla en el hueso para proporcionar una base estable sobre la que se coloca de forma firme y sólida un diente artificial.

Existen ciertos requerimientos médicos generales que tendrá que valorar el profesional antes de indicar un tratamiento con implantes, como también los estudios radiológicos previos.

El estado de salud del resto de los dientes debe ser óptimo, es decir, libre de infecciones como caries o problemas de encías. Por eso, antes de iniciar un tratamiento de implantes es conveniente acondicionar toda la boca.

Consultar por este servicio